una película de Stéphan Balay

Vitis

prohibita

Llega el video  :-)

el regreso de las cepas resistentes

Clic en la imagen para ver el video.

UN LARGOMETRAJE DOCUMENTAL INÉDITO
SOBRE LOS VINOS PROHIBIDOS
Y LAS VARIEDADES DE UVA RESISTENTES

presentación

 

 

 

Podría ser una leyenda, pero es la historia, muy real, de la prohibición de un puñado de variedades de uva, de vinos prohibidos, acusado de todo mal, hizo cortes para tener mal gusto e incriminado para volverse loco.

 

Su crimen? Resistir a las enfermedades, adaptarse naturalmente al cambio climático y no necesitar pesticidas que inunden la viticultura moderna.

Desafiando una legislación extremadamente hostil, a pesar de la muy mala reputación de estas variedades, los campesinos rebeldes, convencidos de sus verdaderos valores, han seguido cultivando las prohibidas.

Las variedades de uva resistentes no han dicho su última palabra.

 

La película ofrece una inmersión en Francia, Italia, Austria, Rumania y los Estados Unidos, para comprender por qué son una solución futura para una viticultura responsable, respetuosa de el medio ambiente y cómo ahora forman parte del patrimonio rural en muchos lugares del mundo.

2017_03_20_-_VIEILLE_VIGNE_ALÈS_-_DJI_-_

nota de intenciones del director

 

 

Mi familia tiene lazos en una pequeña aldea de hombres del Parque Nacional de Cévennes, a menudo he visto una botella de Clinton en la mesa durante las comidas con amigos. A mi padre, un poco provocador, le encanta sorprender a sus invitados haciéndoles degustar este vino prohibido del que sólo él sabe dónde conseguirlo. Desde hace algunos años, la venta "clandestina“ tiende a desaparecer y, por el contrario, se convierte en objeto de reivindicaciones. Reivindicación contra nuestra sociedad de gustos formateados, reivindicación de una agricultura respetuosa con el medio ambiente, reivindicación de derribar una prohibición impuesta por antiguas leyes infundadas, injustas y obsoletas.


En la región Occitania, pero también en nuestros vecinos italianos, austriacos y otros lugares, se forman asociaciones, los militantes se agrupan y hacen ruido. Por lo tanto, hoy en día los libros, las revistas especializadas, los artículos de prensa, los reportajes televisivos, los blogs y otras formas de medios de comunicación se interesan por la amplia problemática y los retos que se plantean en torno a este tema. Pero hasta donde yo sé no se ha hecho ninguna película sobre las variedades prohibidas, ningún documental que proponga una visión de conjunto, documentada y en el corazón del tema todavía ha sido realizado.

Esta es la película que he querido hacer, dando la palabra a los ancianos que han perpetuado la tradición del vino de enrejado, a los jóvenes que tienen una visión más estructurada del potencial de explotación de estos vinos en términos de empleo y de repercusiones económicas, a los militantes apasionados que son de finos conocedores de estas plantas (los viticultores «clásicos» no tienen tal vez tantos conocimientos en torno a estas viñas particulares, a pesar o quizás debido a su trayectoria profesional).

Preparando la escritura de esta película rápidamente me puse en contacto con las personas más cercanas al sujeto, por un lado, los antiguos que todavía hacen su vino y los jóvenes viticultores aficionados y apasionados que se han agrupado en asociaciones para defender estas variedades casi olvidadas, y del otro, investigadores y autores de publicaciones de referencia, como Pierre Galet, eminente ampelografo Montpelliéran, que dedicó su vida al estudio y la enseñanza de la vid y que todavía hoy a los 96 años, sigue publicando obras de referencia.

Lac Érie État de New-York USA

rodaje en los Estados-Unidos

Además, no podía ignorar la tierra de origen de estas variedades híbridas, los Estados Unidos y, en particular, el estado de Nueva York. Todavía se cultivan muchas variedades autóctonas, pero también se cultivan variedades híbridas francesas, que han hecho el viaje de ida y vuelta entre el viejo y el nuevo mundo. Lucie Morton, enóloga consultora de renombre y antigua alumna de Pierre Galet, testimonia la estrecha colaboración entre investigadores americanos y científicos franceses que han permitido salvar no sólo los viñedos europeos, sino también los viñedos californianos también afectados de filoxera.

Cuando se examina la cuestión de las variedades prohibidas y resistentes se observa que abarca una amplia gama de temas intrínsecamente relacionados:

Se trata, en primer lugar, de un relato histórico apasionante sobre la manera en que estas variedades conquistaron el corazón de los botánicos y llegaron a Francia, y luego provocaron los desastres y las crisis vitícolas de finales del siglo XIX y principios del XX. Es una lección formidable sobre los comienzos y los primeros impactos de la mundialización que hoy nos abruma.

Este es el escenario de una batalla política y jurídica, la de David contra Goliat, y cuyo punto final aún no se ha fijado.

Es también una mirada sobre nuestra sociedad de consumo, cuyo sector vitivinícola parece completamente estandarizado y formateado por los industriales a gran escala de comercialización. Una historia del Sabor que no ha terminado de sorprender y evolucionar.

Se trata de un debate de ideas y testimonios en favor de una agricultura en mejor armonía con el territorio y los consumidores.

Es también el retrato social de una región: las Cévennes y sus campesinos proletarios que bajaban a la mina con sus botellas de Clinton, pero también nuevos campesinos que proponen una manera alternativa de trabajar la tierra, otra forma de ver el empleo y la economía.


Stéphan Balay

la película

espiritu del vino

Las Cevennas son tierras salvajes de rico patrimonio histórico, tierras de múltiples caras, acostumbradas a fuertes contrastes climáticos, tierras de resistencia. A pesar de todo y a pesar de las prohibiciones, los Cévenols han sabido conservar las uvas prohibidas.

 

Gilbert Bischeri, sigue los pasos de sus abuelos. Alrededor de su casa aislada en el caserío de Aujaguet, abajo del magnífico castillo de Aujac, cultiva con amor los pies de viñedo plantados por sus antepasados. « Aquí estamos en tierras de rebeldes y la gente no ha arrancado las viñas. Pero desde el momento en que ya no era posible comercializar sus vinos, abandonaron. Mis abuelos no lo vendían. Por eso las viñas todavía están allí. »

 

IEl orador desearía que esa lucha culminara en 1934 con la abolición de la prohibición de las seis variedades de uva. En primer lugar, cultiva estas famosas plantas de Clinton, Isabela, Jacquez, Herbemont, Noah y Othello.

 

Hace unos diez años, Gilbert Bischeri añadió una nueva planta. Un pie encontrado en la naturaleza, que creció solo. En la finca de Vassal, en Marseillan, donde el INRA conserva variedades de todo el mundo, se le aseguró que se trataba de una variedad desconocida y que podía nombrarlo como quisiera. Lo ha bautizado « Noir d'Aujaguet » (« negro de Aujaguet »)

Las variedades "salvajes" Vitis labrusca son particulares, tienen gustos de fruta pronunciados. Un sabor que se ama o no se ama. La gente que bebía Noah, estaba acostumbrada a este perfume, les parecía soso el vino ordinario. A los americanos les encantaba el Concord, que es otra variedad de Isabela, más potente.

dégustation par le jury aux rencontres des cépages cévenols

degustación por el jurado en los encuentros de las variedades de las Cevennes

La historia del sabor es interesante en la época en que vivimos porque se bebe mucho menos vino que antes y hoy el consumidor busca un perfume, algo un poco peculiar. Cuando Freddy Couderc, autor del libro de referencia « Los míticos vinos de la cedena ardechosa y del Bajo Vivarais », los presenta a gente como su amigo el primer sumiller de Francia o en los laboratorios, cada vez se le pregunta: « ¿qué son estos vinos? ¿Estos perfumes de frambuesa? ¿De grosellas, de ciruelas? »


Es verdad que tienen perfumes extraordinarios. Estos perfumes sólo se obtienen si las uvas maduran. La Isabela de América tiene una fragancia de frambuesa tan extraordinaria que camiones cisterna venían de Alsacia a buscar los racimos en las Cevenas para traerlos, destilarlos y hacerlos pasar por alcohol de frambuesa.


Los campesinos tienen miedo de las fuertes lluvias tempranas que se llaman «episodio cévenol». Así que, por miedo a no tener su cosecha a tiempo, recogían a menudo los racimos antes de que las uvas llegaran a la madurez, lo que no permitía alcanzar la mejor calidad y acabó por dar mala reputación.

En la actualidad, las asociaciones militan por el levantamiento de la prohibición que hace más de 80 años que prohíbe las seis variedades. No obstante, gozan de una pequeña tolerancia para las producciones de 30 litros a 6 hectolitros reservadas al consumo familiar y las asociaciones de conservación del patrimonio.


La asociación « Fruits Oubliés Réseau » organiza el ya tradicional « Encuentro de las uvas de las Cevennes ». Un jurado, compuesto por expertos y enólogos, pone a prueba los vinos de forma anónima estableciendo para cada muestra una ficha de degustación sensorial. Mientras tanto, en el exterior, unos treinta apasionados intercambian experiencias y preguntas técnicas sobre la vinificación. El objetivo declarado es mejorar continuamente la calidad de estos vinos. Por la tarde la degustación está abierta al público.

 

dégustation par le jury aux rencontres des cépages cévenols

degustación por el jurado en los encuentros de las variedades de las Cevennes

Para Freddy Couderc, el Clinton está ligado al espíritu de rebelión de las Cevennes. « Es el chico malo. Se quedó así. Un día me invitaron a una inauguración, estaba el subprefecto y los gendarmes. Cuando se les preguntó qué querían beber, respondieron ‘del Clinton'. Me reí mucho ». El Clinton es el símbolo de lo que no se debe hacer y lo que todos hacen, está el prohibido.

 el maleficio

Todo comienza en el siglo XIX cuando la importación en Europa de viñas exóticas interesa especialmente a los botánicos y a los aristócratas. El científico sueco Linné, llama a la viña europea « Vitis vinifera » porque hace vino y la viña salvaje americana « Vitis labrusca ». El jardín botánico de Montpellier dirigido por Agustín Píramo de Candolle lo trae con sus plantas y así es como algunas variedades americanas, como la Isabela, llegan a nuestro continente.

 

Pero Isabela no viene sola, va acompañada de dos parásitos: el oidium (un hongo) y la filoxera (un insecto). El primero destruye parte del viñedo francés en 1854 (sigue una gran crisis con sólo 10 millones de hectolitros producidos) y el segundo devasta la casi totalidad del viñedo europeo en los años 1880.

 

Así, la filoxera, descubierta por el botánico Montpellieriano Jules-Emile Planchon, llega cerca del estanque de Roquemaure en el Dominio de Manissy en Tavel. Todas las enfermedades americanas, incluso el eructo negro que fue descubierto en Ganges en Hérault, son consecuencia de las viñas americanas. Sin embargo, la Isabela, el Clinton y las demás variedades « criminales » son también los salvadores: se las va a utilizar porque en realidad son portadores sanos.

 

 

 

présence du phylloxera en France en 1882

presencia del filoxera en Francia en 1882

La reconstrucción del viñedo tomará algún tiempo. El vino es escaso y caro. Durante mucho tiempo se privilegió la cantidad antes que la calidad. Francia está saliendo de un período de gran restricción y se han importado miles de toneladas de uva seca de Turquía para fabricar un ersatz de vino.

En esta época se desarrolla paralelamente el sector del injerto y el sector del plano directo. Los planos directos son planos híbridos a partir de viñedos europeos, viñedos salvajes americanos e incluso viñedos rusos. Durante mucho tiempo, los dos canales coexistirán.

 

La viña Vitis vinifera, cultivada en el litoral mediterráneo desde hace varios milenios, era franca de pie, es decir, no injertada. Tras la filoxera y tras numerosos ensayos de tratamientos, costosos e infructuosos, una solución para salvar las viñas europeas fue el injerto sobre una viña estadounidense tolerante. Las primeras tentativas con viñedos americanos producen resultados mixtos según el suelo. En la actualidad, los portainjertos son híbridos entre las viñas americanas y la europea, combinando la resistencia a la filoxera de unas con la tolerancia a la caliza del otro.

phylloxera
phylloxera

filoxera

Al ver que las variedades americanas son resistentes a las enfermedades, los pequeños agricultores que no son viticultores plantan estas viñas fáciles de cultivar. Producen un vino natural sin tratamiento químico y cuyo sabor les gusta. Las uvas se desarrollan por sí mismas y producen vinos que no son demasiado malos. Son vinos ecológicos antes de tiempo.

 

Pero no tratar las viñas es mal aceptado por los grandes grupos industriales. Antes sólo se ponían cosas sencillas en las viñas, como la cal, pero la llegada de la filoxera, del mildiou etc. ha puesto en marcha una industria química que adquiere rápidamente una gran importancia. Los industriales están consternados al ver que estas viñas sufren poco las enfermedades y que, además, no se las trata. Esto es inadmisible. Hay que eliminar eso, hay que poder vender productos químicos.

 

Muchos viticultores arruinados han ido a los departamentos franceses de Argelia a crear un nuevo viñedo. En 1934, con el auge de los productos fitosanitarios, la producción francesa más la de la Argelia francesa y los stocks existentes superan los 100 millones de hectolitros. El gobierno quiere limpiar el mercado.

Emile Casz, ministro de Agricultura, propone suprimir algunas variedades. La votación tiene lugar el 24 de diciembre, víspera de Navidad, lo que significa que los diputados tienen prisa por salir… La Isabela es elegida primero y luego vienen todos los cruces de viñas americanas: Noah, Othello y Clinton. Esta elección confirma el pensamiento de Freddy Couderc: « La presión de las empresas de productos químicos es real porque el Aramon, que ofrece un enorme rendimiento pero necesita muchos tratamientos químicos, no ha sido prohibido». Y para apoyar sus decisiones, los diputados afirman que los vinos procedentes de estas variedades hacen « locos y ciegos ». Su producción de metanol sería demasiado alta. Leyenda, rumor, o verdad, de todos modos, están prohibidos.

 

Se añaden dos variedades por maniobra política: el Jacquez, muy presente en la región de Eduard Daladier, y el Herbemont añadido por la oposición para llegar al ministro del interior originario de Toulouse.

 

arrachez vos cépages prohibés

Comunicación sobre papel buvard

Los franceses deben declarar, voluntariamente y con honor, su producción y arrancar las uvas prohibidas. Se calcula que en 1934 se produjeron más de 3 millones de hectolitros de uvas prohibidas, es decir, 60.000 hectáreas, 2 millones en 1938 y 220.000 en 1945. Las políticas se congratulan de su éxito y de la buena fe de los franceses… hasta el choque de 1953 cuando se organiza un catastro. Resultado: se han registrado más de 60.000 hectáreas de variedades prohibidas. ¡No se ha arrancado nada desde 1934! En realidad, además de la producción personal, estos vinos se vendían en el mercado negro durante la Ocupación porque, en este período de restricción, lo esencial era beber y comer.

 

A principios de los años 60, un tal Valéry Giscard d'Estaing, ministro de Economía, incita al arranque con una prima de 150.000 francos (22.000 euros). Pero su inspector de finanzas está incendiando una publicación que amenaza a los agricultores con sanciones y acusa a estas variedades de «reliquias del pasado» de producir vino malo. Los religiosos católicos se rebelan y lo ven como un ataque del gobierno contra la Iglesia y se niegan a arrancar.

Y peor aún, queman el coche del gerente regional del Instituto de Vinos de Consumo Corriente y lo retienen. ¡El prefecto recibió una llamada telefónica para decirle que el senador debe abandonar la región si quiere volver a verlo con vida! Entonces es puesto en libertad. A continuación, elegirá el puesto más seguro de sumiller de la Torre de Plata. Por último, Valéry Giscard d'Estaing aumenta la multa a 300.000 francos (45.000 euros), y la mayoría de las variedades prohibidas se arrancan… o casi.

otros lugares

Aunque la prohibición tiene su origen en Francia, la Unión Europea ha ampliado las restricciones en todos los países miembros. Italia, Austria y los demás países productores de vino están sujetos a las mismas restricciones.

Al adherirse a la Unión Europea en 2007, Rumanía se comprometió a renunciar a las variedades que no pertenecen a la especie Vitis vinifera o que no proceden de cruces que contengan Vitis vinifera. Así, la mitad de los viñedos de Rumanía ha perdido el derecho de comercialización, una pérdida de potencial para este país que se enfrenta a un verdadero éxodo de su población en busca de una vida mejor en otros países de la Unión Europea.

 

En Austria se ha encontrado un medio para eludir la legislación. Los vinos procedentes de las uvas prohibidas se denominan « vinos de fruta ». Una burla que aún perdura.


En Italia hay muchos Clinton en la Región de Treviso. A pesar de la Tolerancia de la legislación sobre la producción familiar, el Clinton italiano se enfrenta a un tabú, en particular a las fiestas de los Pueblos que celebran esta variedad y son censuradas por las Autoridades.

En los Estados Unidos, aparte del período de prohibición que afectó al conjunto de los productos alcohólicos, estas variedades siempre se han cultivado y consumido. Su resistencia es especialmente adecuada para los territorios y el clima de algunas regiones, mientras que las variedades "vinifera" lo son mucho menos. En el estado de Nueva York se encuentra la "Concord Belt", la mayor zona de cultivo de uvas Concord del mundo. Esto representa un peso nada desdeñable en términos de empleo y de economía.

 

actualmente

La prohibición, que debía reevaluarse cada tres años, continúa 80 años después. Pero en el mercado de Les Vans en Ardèche se vende el vino, en todas las recepciones oficiales de los dos valles se bebe Clinton, se hace incluso agua de vida de Clinton, de la Cartagena de Clinton. Todo el mundo lo sabe y no hay problema.

Ahora, las asociaciones piden una revisión de la prohibición y que se pueda volver a plantar estas uvas prohibidas. ¿Pero hay lugar en la cultura y en el gusto francés para estos vinos?

 

Freddy Couderc considera que la historia de la relación con el vino es especial. En el momento de la filoxera, el vino se asimilaba a la comida. Un minero de fondo bebía de 5 a 7 litros de vino al día. Le daba fuerza a un hombre para poder trabajar. Hoy estamos en el vino del placer. Y precisamente en estos vinos placeres es donde estas uvas tienen un gran lugar.

Para Hervé Garnier, las mentalidades han evolucionado mucho, tanto en la profesión como en el público. Hoy en día se encuentran cada vez más vinos llamados «naturales», y se empuja aún más el corcho, se empieza a no utilizar más sulfitos para la conservación de los vinos. Es posible, es más delicado, puede producir vinos un poco especiales, pero se encuentran en la mayoría de los cavistes. El vino natural está en plena expansión. Es el comienzo de un fenómeno que no debería flaquear.

La cantidad de productos fitosanitarios utilizados es fenomenal, se han llegado a moléculas penetrantes que entran en el interior de las plantas. Esto plantea verdaderos problemas sanitarios. A largo plazo no es posible poner productos indefinidamente en todos los suelos. El futuro está en las viñas que tienen una mayor resistencia natural a las enfermedades.

La Isabela se ha convertido en la principal variedad de la India, con el nombre de Bangalore. También se encuentra en Georgia, Uruguay, Colombia, Brasil. Resistirá al frío, hasta -30° como en Corea. En Italia, algunos lo han hecho perfume. En Canadá se encuentra el Concord que también resiste al frío. Allí la viña Vitis vinifera no resiste, muere. En Brasil también se planta el Herbemont. En cuanto al Jacquez, es la uva principal del brandy en Texas, vino dulce ideal para el postre, con un puro. ¿Por qué tal renovación? Por la misma razón que fueron populares en Francia en el siglo XIX: su resistencia.

El maleficio parece haber terminado y se perfila un retorno progresivo de estos desterrados. Eso es lo que sugiere la asociación Fruits Oubliés Réseau a pesar de un conflicto de regulaciones. El 6 de septiembre de 2003 se derogó el Decreto francés de 1934 que prohibía estas variedades. Sin embargo, la prohibición se mantiene a nivel europeo: en teoría, desde 1999, el Reglamento general comunitario autoriza el vino Vitis vinifera cruzado con otras especies del género Vitis, el Jacquez, el Herbemont (Vitis labrusca) u otros Vitis, a priori todo es posible. Por desgracia, está escrito «excepto las prohibiciones de 1934» sin ninguna justificación.

La asociación de Fruits Oubliés Réseau organizó en Bruselas el 26 de abril de 2016 una cata de vinos prohibidos de varios países con los dos diputados europeos Eric Andrieu, José Bové, presidente de la Comisión Agrícola del Parlamento Europeo (el polaco Czeslaw Adam Siekierski), Klaus Rapf (Arche Noah – Austria) y Franco Zambon (Italia). Después de la degustación, los ediles prometieron apoyarlos con mayor vigor.

José Bové

José Bové (a la izquierda)

Los militantes quieren romper la leyenda: ¡estas variedades no enloquecen! Hervé Garnier, de la asociación « Mémoire de la Vigne », cultiva un viñedo centenario de Jacquez. Sólo los miembros de esta asociación pueden saborear este vino. ¿Se han vuelto locos? « Hemos realizado análisis extremadamente precisos sobre el vino, y el resumen del análisis es muy sencillo: "Nada peligroso en su vino, excepto las raras moléculas de herbicidas" utilizadas por los antiguos propietarios». Gilbert Bischeri conserva el informe de tesis de una estudiante de farmacia titulada «Le Noah, el vino que enloquecía », en la que demuestra lo contrario.

 

Asimismo, a petición del Parque Natural Regional de los Montes de Ardèche, un estudio llegó a la conclusión de que: « el vino de Jacquez contiene, pues, un nivel de metanol comparable al que se puede encontrar en los vinos procedentes de merlot, cabernet, syrah o sauvignon, por lo que no es más peligroso para la salud, por el contrario, su tasa de resveratrol es muy alta ». Ahora bien, el resveratrol es beneficioso para la salud…

2016 09 04 - CHATEAU DE PORTES - GH4.02_

.

futuro

Los activistas de la asociación "Fruits Oubliés Réseau" fueron recibidos en el Ministerio de Agricultura el 12 de abril de 2016. En esa entrevista, el representante del Ministro indicó que prácticamente no había problemas con estas variedades (en particular en la parte sanitaria) y que existían disposiciones que permitían cultivarlas. Señaló que se daría una respuesta a las quejas, pero ello no se había hecho. Así pues, sin este documento y de conformidad con la legislación vigente (que prevée un plazo de dos meses para que la administración responda) las disposiciones enunciadas en esta cita se convirtieron en definitivas.

 

Se habría ganado una batalla: la de no ser molestado, en las zonas de cultivo tradicional, con motivo de plantar, cultivar, ceder plantas de uva prohibidas, consumir, ofrecer, de vender productos procedentes de estas viñas, en todo caso sin temor a ser procesados por una jurisdicción represiva.

 

Sin embargo, si bien los jóvenes viticultores ya están dispuestos a comercializar vinos elaborados con estas variedades, la reglamentación sigue siendo ambigua. Se han modificado las leyes, pero siguen existiendo restricciones: las de las autorizaciones de plantaciones y ayudas que los poderes públicos o los organismos de derecho público pueden rechazar. A los candidatos a cultivar uvas prohibidas se les deniegan sus solicitudes. Existen procedimientos para obtener satisfacción, pero los efectos de la prohibición retrasan aún más una cultura sin trabas.

 

Pero poco a poco el combate parece dar sus frutos y la lucha continua: comidas acompañadas de vinos prohibidos se retransmiten en la prensa local y se prepara un encuentro internacional de las variedades prohibidas .

Los partidarios de la resistencia no pierden la esperanza y saben que pronto, en las mesas, Clinton, Isabelle, Jacquez, Othello, Herbemont y Noah no tendrán que ruborizarse ni esconderse.

 

 

nuevas variedades de uva resistentes para una viticultura sin pesticidas

 

Conscientes de los límites de la agricultura orgánica tradicional, François y Vincent PUGIBET de Domaine La Colombette en Béziers optaron por una forma original, la de las variedades de uva resistentes. Como resultado de múltiples cruces entre variedades tradicionales y vides más rústicas o silvestres, estas nuevas variedades son naturalmente resistentes al oídio y al oídio. El viñedo así constituido ya no requiere ningún pesticida.

Después de unos años de experimentación, esta idea utópica a priori se hizo realidad. Varias docenas de acres de la finca, plantadas con estas nuevas uvas híbridas no han recibido pesticidas durante 6 años: sin azufre, sin cobre, sin poción mágica ¡NADA!

Enólogos de todas las regiones de Francia que participan en la plantación de variedades de uva resistentes, decidieron crear la asociación PIWI France. Además del intercambio de experiencias, la promoción del vino y la capacitación, el objetivo es influir en las decisiones regulatorias. Para ampliar estos objetivos, la asociación obviamente está vinculada a PIWI internacional, que ahora está trabajando con éxito en otros países europeos, especialmente Alemania y Austria.
 

 

regulaciones francesas en 2020

Registro de variedades

En Francia, para poder producir y comercializar vino a partir de una variedad de uva, debe cumplir dos condiciones: figurar en el catálogo oficial y clasificarse como variedad de uva de vinificación.

Si bien las primeras clasificaciones definitivas de variedades de uva resistentes tuvieron lugar en 2017, algunas variedades de uva solo se benefician de una clasificación temporal, incluso si a veces figuran en el catálogo de su país de origen. Entonces es posible plantar parcelas experimentales en superficies limitadas.


¿Podemos hacer AOC con estas nuevas variedades de uva?

Por ahora la respuesta es claramente no. Normalmente, para que una variedad de uva se incluya en las especificaciones de un AOC, es necesario, además de su clasificación y registro en el catálogo, crear un archivo para modificar las especificaciones con el INAO. Cada modificación importante debe ir precedida de estudios y experimentos con la variedad de uva en cuestión durante diez años en la zona AOC antes de que pueda incluirse como uva accesoria, con una participación en las mezclas que no exceda de 10 % Cualquier nueva introducción solo puede hacerse si mantiene o reafirma la tipicidad del AOC y su vínculo con el terruño.

Sin embargo, un freno legislativo se opone a la llegada de variedades de uva resistentes a la DOP: la normativa europea prohíbe tener en cuenta las variedades resultantes de cruces interespecíficos (Reglamento (UE) n ° 1308/2013), que es el caso con variedades de uva resistentes (obtenidas por cruce entre Vitis vinifera y otras especies). Esto no se aplica a las IGP que pueden introducir variedades de uva de cruces interespecíficos en sus especificaciones.


origen : www.observatoire-cepages-resistants.fr

Las 35 variedades de uva resistentes autorizadas en Francia

  • 4 creados en Francia por Inra del programa Resdur 1 : Vidoc (N), Artaban (N), Floréal (B) et Voltis (B).

  • 13 creados en el extranjero : Bronner (B), Cabernet Blanc (B), Cabernet Cortis (N), Johanniter (B), Monarch (N), Muscaris (B), Pinotin (N), Prior (N), Saphira (B), Sauvignac (B), Solaris (B), Soreli (B), Souvignier Gris (Rs).

  • 18 híbridos francoamericanos antiguos : Baco Blanc (B), Chambourcin (N), Colobel (N), Couderc Noir (N), Florental (N), Garonnet (N), Landal (N), Léon Millot (N), Maréchal Foch (N), Oberlin Noir (N), Plantet (N), Ravat Blanc (B), Rayon d’Or (B), Rubilande (RS), Valérien (B), Varousset (N), Villard Blanc (B), Villard Noir (N).

CONTINUITÉ_-_2016_10_08_et_09_-_VENDANGE

La asociación Fruits Oubliés Réseau

e IGP Vins des Cévennes

apoyan la película

© Lumière du Jour 2018 - 2020